El olivo, cultivo milenario

Según los historiadores, el olivo fue introducido en la zona por los griegos, y más tarde por los romanos, a través de sus incursiones colonizadoras. Algunos topónimos como Olestium o Fliuanu Oleum, demuestran la abundancia de olivos en la zona del río Sénia.

Ya durante la época medieval, en el LLibre Novè dels Costums de Tortosa se hace referencia a leyes especiales para los molinos harineros y de aceite. Otros testimonios escritos, como una declaración oficial de bienes realizada en 1353, y publicada en la obra de Enric Bayerri Història de Tortosa i la seva comarca, demuestran como la mayoría de pobladores tenían olivos, algarrobos y viñedos.

Pero no fue hasta el siglo XVIII y XIX que el aceite de oliva y su comercio se convirtieron en una riqueza agrícola propia de la zona que llevó a convertir Tortosa en la capital española del aceite a principios del siglo XX.

La actual Denominación de Origen Protegida es un premio a la riqueza de la tierra y al esfuerzo de los productores por conservar la tradición de un conreo milenario, que aunque pasen los siglos, sigue conservando sus raíces.
Logo denominació d'origen protegida Logo del Departament d'Agricultua, Alimentació i Acció Rural de la Generalitat de Catalunya Logo del Fons Europeu Agrícola de Desenvolupament Rural Logo de la diputació de Tarragona Logo de Terres de l'Ebre
© D.O.P. Oli del Baix Ebre i Montsià | Ctra. Raval de Crist, s/n | Tortosa | Tel. 977 58 12 12 |  info@acobem.com |  nota legal